Saltear al contenido principal
4 Hábitos Que Destrozan Tu Coche

4 Hábitos que destrozan tu coche

En esta entrada os escribimos para hablaros de 4 hábitos que destrozan tu coche. Hay algunas acciones que son especialmente nocivas para la durabilidad, y es posible que ni siquiera lo sepas. Te lo contamos con detalle:

No respetar los tiempos de mantenimiento

La principal garantía para que tu vehículo dure años y años es hacer tu mantenimiento de manera correcta, junto con los cambios de aceite y filtro

El lubricante de tu motor es uno de los aspectos más importantes para mantener tu coche en buenas condiciones… Si quieres que te dure mucho tiempo. Un aceite usado no mantiene sus propiedades de manera correcta, provoca un mayor desgaste y le quita años de vida al motor de tu coche.

Solución: Invierte unos euros cada año en revisar tu vehículo a tiempo, haciendo un mantenimiento adecuado en cuanto a sus elementos de desgaste, aceite y filtros. Ahorrarás los miles de euros que te costará comprar un coche nuevo prematuramente

Conducir a bajas revoluciones

Uno de los principales hábitos que destrozan tu coche es llevarlo frecuentemente a bajas revoluciones; esto es, a 1000 – 1500 revoluciones. Hay quienes lo hacen para obtener un mejor consumo; otros lo hacen por miedo a averiar el motor por forzarlo. Los vehículos actuales llevan sistemas anticontaminación que requieren de una temperatura concreta para hacer su función; de lo contrario, no son capaces de destruir y expulsarlo.

La conclusión es que, si conduces durante mucho tiempo así, vas a tener que venir a repararlo en muy poco tiempo. Ya sea por el catalizador, ya sea por la carbonilla que queda depositada en los conductos, en los inyectores…

Es muy frecuente que tengamos que afrontar averías de este tipo, incluso en coches muy nuevos, por la cantidad de kilómetros que se hacen por ciudad. Incluso cuando un conductor lo hace bien, llevándole con sus revoluciones adecuadas, en este tipo de conducción nos encontramos con que diferentes elementos se deterioran por lo que os comento de la carbonilla.

Solución: Hacerle unos kilómetros con cierta frecuencia a una velocidad constante entre 2000 y 3000 revoluciones. Sin acelerones y sin necesidad de subirlo mucho de vueltas: manteniéndolo así durante un trayecto algo más largo d elo habitual, conseguirás que el filtro antipartículas haga su trabajo y elimine a tiempo todo lo que tenga adherido.

Conducir a altar revoluciones (Con el motor frio)

Durante los primeros minutos, al arrancar un coche, lo idóneo es conducir con suavidad y aumentar las exigencias de manera progresiva. Hacerlo de otra manera impedirá que el aceite lubrique de manera correcta todos los elementos del motor, enfriando donde sea oportuno, con el riesgo de deteriorar permanentemente el motor de tu vehículo.

Solución: Los dos o tres primeros minutos, mientras se calienta el motor, conducir sin pegar acelerones ni subir por encima de las 3000 revoluciones

Llevar el coche con poco combustible

Aunque parezca una tontería, llevar tu coche con poco combustible o cercano a la reserva puede ocasionarte averías sencillas pero laboriosas de detectar. Fundamentalmente, al tener poco combustible, la bomba tendrá que hacer un mayor esfuerzo para succionar el combustible, con el riesgo de un deterioro prematuro y que funcione bien bajo determinadas circunstancias, pero mal en otras. La siguiente posibilidad es que se hagan burbujas en el circuito, haciendo que la bomba no se refrigere correctamente o incluso que deba trabajar con un exceso de presión. Otra situación frecuente es que entre suciedad del fondo del depósito. El combustible puede tener impurezas, que se van posando en el fondo del depósito, y al ir con poco combustible pueden pasar y ocasionarte un atasco: En el filtro del combustible o incluso en los inyectores.

Solución: Siempre que sea posible, llevar el depósito al menos a la mitad del mismo, para evitar todo lo que hemos comentado. Del mismo modo, utilizando un combustible de cierta calidad para minimizar la cantidad de posos que habrá en tu depósito.

Conclusiones

El sentido común nos indica lo más idóneo en cada momento, y en la mecánica tampoco es una excepción. Si mantienes tu vehículo de manera proactiva, lo conduces con suavidad y de manera progresiva, y eres prudente, tu vehículo te durará años y años.

Esperamos que con estos consejos puedes mantener mejor tu coche y que lo disfrutes durante tantos años como sea posible

Volver arriba